Tipos de Sociedades Mercantiles

Es importante saber cuál es la sociedad más conveniente para tu negocio dependiendo de varios factores como el tipo de empresa y la actividad a desarrollar, la duración, la cantidad de socios, el capital, los riesgos que implica el negocio, los gastos de constitución y más.

 

¿Qué son las sociedades Mercantiles?

 

Las sociedades mercantiles son aquellas que se forman de manera voluntaria entre un conjunto de personas que tienen un objetivo común de carácter económico.

 

Estas solo pueden existir bajo una denominación o razón social por medio de capitales aportados por los socios. También, tienen la libertad de realizar toda clase de acciones comerciales para alcanzar su objetivo, siempre y cuando cumplan con las leyes.

 

¿Cuáles son los tipos de sociedades mercantiles?

 

La Ley General de las Sociedades Mercantiles (LGSM) regula la constitución de las sociedades mercantiles, las obligaciones que se derivan del contrato para los socios y la estructura de la sociedad.

Sociedad en comandita simple


La Sociedad en Comandita Simple (S. en C.S) es una de las sociedades mercantiles que puede realizarse a su gusto propio y con la existencia de socios colectivos.

Para constituir un negocio como persona moral bajo este esquema debe existir uno o más socios comanditados que responden de manera ilimitada a las obligaciones sociales y uno o más que únicamente tengan la obligación de pagar sus aportaciones.

El nombre jurídico debe conformarse por los nombres de uno o más socios, acompañados de “y compañía” y otro equivalente. Además, la razón social debe contemplar “Sociedad en Comandita” o, como es más común, su abreviatura: “S. en C”.

En cuanto al mínimo de capital, en este tipo de sociedades no está establecido, mientras que las reservas deben ser igual al 5% de las utilidades anuales, hasta reunir el 20% del total del capital fijo.

Sociedad en comandita por acciones


La Sociedad en Comandita por Acciones (S. en C. por A.) está conformada por dos tipos de socios: los comanditados y los comanditarios.

Los socios comanditarios pueden autorizar y vigilar la sociedad, pero no tienen la facultad de desenvolverse como administradores.

Mientras tanto, los socios comanditarios están obligados a cumplir con todas las obligaciones de la sociedad para con los terceros y, efectivamente, pueden administrar.

En estas sociedades tampoco se establece un mínimo de capital y la reserva también debe ser el 5%de las utilidades anuales hasta llegar al 20% del capital social.

El mínimo de socios es de dos, mientras que el máximo es ilimitado.

Sociedades de responsabilidad limitada


La Sociedad de Responsabilidad Limitada (S. de R.L.), son muy recomendables para PYMES, sobre todo cuando se constituirán con una parte de capital familiar.

Y es que la responsabilidad de estas sociedades está limitada al capital aportado, por lo que el patrimonio personal de los socios no se verá afectado en caso de que se contraigan deudas.

Este tipo de empresas, denominadas SRL, están conformadas por participaciones sociales, es decir, el aporte de cada socio, y están a cargo de un gerente o director y dos administradores (llamados solidarios o mancomunados) o, simplemente, un consejo de administración.

Sin embargo, el único que debe ser socio de la compañía es el gerente o director, también conocido como administrador principal.

Sociedad Anónima


La Sociedad Anónima (S.A.) es una de las sociedades que sienta bases sólidas para posibles expansiones, crecimiento e incremento de capital.

Este tipo de sociedades mercantiles existen bajo una denominación y están conformadas por socios que tienen cómo única obligación el pago de sus respectivas acciones.

Se requiere un mínimo de capital. En cuanto a la reserva, es necesario que sea equivalente al 5% de las utilidades anuales hasta completar el 20% del capital social fijo.

El mínimo de socios es de dos, mientras que el máximo es ilimitado. Otro punto interesante es que su duración puede ser de 1 a 99 años.

Sociedad Cooperativa


La Sociedad Cooperativa (S.C.) tiene por objetivo satisfacer las necesidades individuales y colectivas de sus socios. Esto mediante actividades económicas de producción, distribución y consumo de bienes y servicios.

A diferencia de muchas otras sociedades, su fondo de reserva es de 10 a 20 por ciento del rendimiento de cada ejercicio social, lo cual debe estar establecido en el acta constitutiva.

En cuanto al acta, también debe contener la duración de la cooperativa, importe del capital social (variable), domicilio y bases para practicar la liquidación de la sociedad, entre otras cosas.

Sociedad en nombre colectivo


La Sociedad en Nombre Colectivo (S. en N.C.) es aquella que existe bajo una razón social y que, además, demanda que todos los socios respondan a las obligaciones sociales de manera subsidiaria, ilimitada y solidaria.

La razón social tiene que formarse con el nombre de uno o más socios y, en caso de que no figuren todos en esta, se añadirá la palabra “compañía” o equivalentes.

Esta se encuentra entre las sociedades mercantiles no requieren de un capital mínimo de capital. Su reserva, al igual que en la mayoría de los otros tipos de empresa o negocio, debe representar 5% de las utilidades anuales hasta reunir el 20% del capital social fijo.

Sociedad por acciones simplificada


La Sociedad por Acciones Simplificada (S.A.S.),  desde el 2018 fue incluida en la Ley General de Sociedades Mercantiles

Existen bajo una denominación formada libremente, aunque de manera obligatoria debe incluir las palabras “Sociedad por Acciones Simplificada” o la abreviatura “S.A.S.”

Están constituidas por uno o más socios, los cuales solo están obligados a pagar por sus acciones.

Los ingresos totales anuales no pueden superar los 5 millones de pesos mexicanos. Si este monto es superado, entonces la S.A.S. debe ser transformada en otro de los tipos de sociedades mercantiles.

 

 

Es importante recibir asesoría profesional y especializada para tomar la mejor decisión para la constitución de tu empresa, En Enconta, podemos ayudarte con la mejor asesoría de nuestros contadores.